26/05/2024
Si estás buscando una mascota única y fascinante para tu terrario, no busques más allá de la Salamanquesa Común (Tarentola mauritanica).

Si estás buscando una mascota única y fascinante para tu terrario, no busques más allá de la Salamanquesa Común (Tarentola mauritanica). Estos geckos de manos de hoja son increíbles criaturas que han capturado la atención de los amantes de los reptiles en todo el mundo. En este artículo, exploraremos todo lo que necesitas saber sobre los geckos comunes, desde su origen y características hasta cómo cuidarlos adecuadamente en un terrario. ¡Prepárate para sumergirte en el fascinante mundo de la Salamanquesa Común!

Origen y Distribución de la Salamanquesa Común

La Salamanquesa Común es originaria de la región mediterránea y se encuentra en una amplia área que se extiende desde Portugal hasta España, Francia, Italia, Malta, Croacia y partes de África septentrional como Marruecos, Egipto y Túnez. Incluso se ha registrado su presencia en las Islas Baleares, las Azores, las Islas Adriáticas, Córcega y Cerdeña. Se cree que esta especie se ha extendido a lo largo del Mediterráneo gracias a su capacidad para viajar como polizón en los buques de carga.

En su hábitat natural, las Salamanquesas Comunes se encuentran debajo de rocas y escombros, pero también tienen una fuerte afinidad por instalarse cerca de las viviendas humanas, buscando refugio en las grietas de las paredes. Esta relación tan estrecha con los humanos ha llevado a la idea de que estas salamanquesas fueron introducidas desde el norte de África, aunque estudios genéticos sugieren que algunas poblaciones pueden ser nativas del sureste de la península ibérica.

Características de la Salamanquesa Común

La Salamanquesa Común es el gecko más grande de Europa, alcanzando una longitud total de hasta 16 centímetros. Su cuerpo es delgado y ligeramente aplanado, con una piel suave y blanda cubierta de escamas. Desde la cabeza hasta la cola, se pueden observar filas de bultos cónicos a lo largo de su espalda. El color de su piel varía desde el gris hasta el beige y el marrón, e incluso puede llegar a ser casi negro con manchas más oscuras.

Una característica distintiva de la Salamanquesa Común es su pupila vertical, que se ajusta para proteger sus ojos de la luz. Durante el día, la pupila se reduce a una estrecha hendidura vertical, pero en la oscuridad se dilata para cubrir todo el ojo. Esto le permite a la salamanquesa tener una visión aguda en entornos de poca luz. Además, poseen un iris de color gris.

Los geckos de pared tienen cinco dedos anchos con uñas en el tercer y cuarto dedo. Estos hábiles escaladores utilizan láminas adhesivas indivisas con pequeños ganchos de cerdas debajo de sus dedos, lo que les permite aferrarse incluso a superficies muy lisas. Esta adaptación única les permite trepar por las paredes, techos y otros sustratos verticales con facilidad.

Cuidados y Alojamiento en Terrarios

Si estás pensando en mantener una Salamanquesa Común en tu hogar, es importante proporcionarles un hábitat adecuado en un terrario. Estos geckos son animales de sangre fría, por lo que necesitarán un entorno que les permita regular su temperatura corporal. Asegúrate de incluir un área de calentamiento con una fuente de luz y calor, como una lámpara infrarroja o un calentador de cerámica.

El tamaño del terrario dependerá del número de salamanquesas que planees alojar. Para una o dos salamanquesas, un terrario de al menos 60 cm de largo, 40 cm de ancho y 60 cm de alto debería ser suficiente. Asegúrate de proporcionar escondites y refugios adecuados, como cuevas y ramas, donde puedan sentirse seguras y protegidas.

En cuanto al sustrato, puedes optar por utilizar papel de periódico, toallas de papel o sustratos comerciales diseñados para reptiles. Evita el uso de sustratos sueltos que puedan ser ingeridos por accidente y causar problemas digestivos.

La temperatura del terrario debe mantenerse entre 25-30 °C durante el día y puede disminuir ligeramente durante la noche. Utiliza un termómetro para monitorear la temperatura y un termostato para mantenerla constante. Además, es importante proporcionar una fuente de humedad adecuada rociando el terrario con agua limpia diariamente.

Alimentación y Nutrición

La Salamanquesa Común es un depredador oportunista que se alimenta principalmente de insectos y arañas. En la naturaleza, cazan activamente presas como grillos, saltamontes, polillas y arañas. En cautiverio, puedes alimentar a tus salamanquesas con una variedad de insectos vivos y alimentados de manera adecuada, como grillos, gusanos de la harina y cucarachas pequeñas.

Es importante proporcionar una dieta variada para asegurarte de que tus salamanquesas reciban todos los nutrientes que necesitan. Puedes enriquecer los insectos alimentándolos con polvos multivitamínicos y suplementos de calcio antes de ofrecérselos a tus salamanquesas.

Recuerda que las salamanquesas son animales nocturnos, por lo que es mejor alimentarlas por la noche, cuando están más activas. Retira cualquier alimento no consumido después de unas horas para evitar la proliferación de insectos no deseados en el terrario.

Reproducción y Ciclo de Vida

La reproducción de la Salamanquesa Común ocurre durante la primavera y el verano. Durante el cortejo, los machos emiten llamadas vocales para atraer a las hembras. Una vez que ocurre el apareamiento, las hembras depositan sus huevos en lugares seguros, como grietas o escondites en el terrario. Los huevos tardan aproximadamente de 50 a 60 días en incubar, dependiendo de las condiciones ambientales.

Las crías de salamanquesa son independientes desde el momento de la eclosión y pueden comenzar a alimentarse de insectos pequeños de inmediato. A medida que crecen, mudarán su piel varias veces, un proceso necesario para su crecimiento y desarrollo. Con los cuidados adecuados, las Salamanquesas Comunes pueden vivir entre 5 y 10 años en cautiverio.

Mitos y Realidades sobre las Salamanquesas

A lo largo de los años, han surgido muchos mitos y malentendidos sobre las salamanquesas. Es importante desmitificar estas creencias erróneas y comprender la verdad sobre estos fascinantes reptiles. A continuación, desmentiremos algunos de los mitos más comunes sobre las salamanquesas:

  1. Las salamanquesas son venenosas: ¡Falso! Las salamanquesas comunes no son venenosas y no representan ningún peligro para los humanos. Son inofensivas y no tienen glándulas venenosas.
  2. Las salamanquesas muerden: Si bien las salamanquesas pueden morder si se sienten amenazadas, rara vez lo hacen y sus mordeduras no son dolorosas ni peligrosas para los humanos.
  3. Las salamanquesas se introducen en los oídos y otros orificios del cuerpo: Este es un mito infundado y sin fundamentos. Las salamanquesas no tienen interés en ingresar a los oídos u otros orificios del cuerpo humano.
  4. Las salamanquesas escupen y te vuelven calvo o ciego: Nuevamente, esto es falso. Las salamanquesas no escupen ni tienen la capacidad de causar daño al cabello o la vista de las personas.

Es importante educarse sobre la realidad de las salamanquesas y apreciar su papel beneficioso en el control de insectos y arañas en el entorno.

Conclusiones

La Salamanquesa Común es un reptil fascinante y único que puede ser una gran adición a tu terrario. Con sus habilidades de trepar por las paredes, su apariencia distintiva y su comportamiento nocturno, estas criaturas son verdaderamente cautivadoras. Con los cuidados adecuados y una dieta equilibrada, podrás disfrutar de la compañía de estas maravillosas salamanquesas durante muchos años. Recuerda siempre respetar y proteger a estos reptiles, apreciando su importancia en el ecosistema y desmintiendo los mitos infundados que los rodean. ¡Anímate a tener una Salamanquesa Común en tu terrario y descubre el maravilloso mundo de los geckos!

Comparte este contenido:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *